Bonos estabilizarán la tasa de cambio

El Gobierno realizó su segunda emisión de bonos del año en los mercados externos.

El ingreso de los recursos de la emisión de bonos soberanos que colocó el Gobierno en los mercados internacionales el pasado jueves, catapultará las reservas internacionales del Banco Central, aumentándole su capacidad de enfrentar cualquier conato alcista en la tasa de cambio.

Como los recursos de la emisión colocada, US$1,300 millones, son para apoyo presupuestario, tienen completa vocación de gasto, la proporción a ser gastada en moneda nacional, debe ser canjeada en el Banco Central.

Asimismo, mientras se hace la distribución en el tiempo del gasto o inversión del total de los dólares provenientes de los bonos, el monto total se deposita en el Banco Central, en la cuenta que tiene el Gobierno en esa institución, y se registran transitoriamente como reservas brutas, segregadas de las otras reservas.

El impacto inmediato del ingreso de los recursos de los bonos soberanos debe ser al menos de estabilizar la tasa de cambio, porque aumentarán las disponibilidades de divisas del mercado cambiario, aun si todos los dólares ingresados no fueran canalizados a través del Banco Central. El Estado es propietario también del Banco de Reservas, cuyas operaciones cambiarias inciden en el mercado, por ser el mayor banco del sistema financiero.

Al mes de junio, fecha del último corte colgado por el Banco Central en su página web, el monto de las reservas internacionales brutas ascendía a US$6,598.4 millones y las netas a US$6,598 millones. La diferencia entre reservas brutas y netas se da por los compromisos de corto plazo que haya que cubrir. La diferencia de 400 mil dólares en el último corte refleja que ese era el nivel de compromisos pendientes en el corto plazo.

El ingreso de los US$1,300 millones de los bonos tiende a tranquilizar cierto nerviosismo que hubo en el mercado, por una alegada racionalización de la divisa.

Si los recursos de la emisión de bonos son mayoritariamente para gastos locales, el impacto estabilizador sería más prolongado. Si hay una proporción para pagar compromisos externos, le quitan presión al mercado, porque no tendrá que suplir esa demanda de divisas.

En febrero, cuando el Gobierno realizó su anterior emisión de bonos por US$1,822 millones, las reservas brutas subieron a US$8,050 millones, de US$6,804 millones en enero.

www.elcaribe.com.do

This Post Has 0 Comments

Leave A Reply